Vida Cultural

 

Mi vida cultural siempre ha ido acompañada de obras, artistas, ciclos y experiencias.

Todo lo que viene a ser una serie de vivencias exclusivas y únicas. Las cuales a pesar del tiempo nunca me han gustado por el grado agúdo de su reiteración y de consecuencia directa, en convertirme en una persona cada día mucho más amargada, lucrativa y ácida, dígase así como de tono medio ocre y por ello non grata frente al consejo de sabios que no judgan sino que validan la ley del mínimo esfuerzo. Únicamente aplicable su comparación frente a esas arduas peleas de verborreas y gorgoritos entre faisanes por lograr el pico más alto o rasgar la boca más pequeña con el término más amplio.

Toda esa experiencia creativa es por la que a día de hoy, sumada en todo impreciso momento. Conyeva a ser un hombre mucho más ameno, mucho menos ignorante donde jamás nadie hizo sentir una cosa tan grande desde un espacio tan pequeño. Como supone engrandecer la única y sola neurona que domina el mundo, sí. Ese mundo que adoctrina sueños, nos revive a cada vez el fracaso de nuestro pasado y arranca placentas de sueños futúros desde el interior del útero que nutre nuestras ideas y pensamientos de felicidad, fruto de ello;  una vida de excesos, exenta de ideales pero llena de opiniones y reacciones más cínicas que cívicas. Transformándolo todo a una única obra de interpretación; La realidad, en una vida, dominante producto infinito de nuestras ideas de querer cambiarlo todo para empezar de nuevo por la mañana a partir desde el punto zero.

~ Fernando.Torner~